¿Sabéis que se necesitan 4 troncos para hacer fuego?

Aunque quemar leña es una de las costumbres más antiguas de nuestra sociedad, a menudo desconocéis algunos factores que os pueden facilitar mucho la tarea de encender la estufa o la chimenea de leña. 


He aquí algunas curiosidades:

  • Con uno o dos troncos, no conseguiréis hacer fuego. Si le incorporáis un tercero, veréis que se encenderá, pero necesitaréis, como mínimo, cuatro troncos para hacer fuego.
     
  • La leña pequeña os facilitará la tarea de encender el fuego y cuanta más cantidad le pongáis, más calor dará.
     
  • De hecho, cuando el fuego está encendido, se quema el gas que desprende la leña. Por ello, si la leña es más pequeña es más fácil obtener la temperatura necesaria para quemar el gas.
     
  • Evitad la leña verde porque os costará encender el fuego, producirá más humo y ensuciará los cristales y el conducto.
     
  • Los diferentes colores de las llamas os proporcionan información muy útil para conocer el estado del fuego.
    • Amarillo. Indica que el fuego  es muy rico en oxígeno. Se ve sobretodo al principio, cuando se comienzan a quemar las virutas.
    • Naranja. Cuando la llama se encuentra en el momento de trabajo más estable.
    • Rojo. Indica que el fuego tiene poco oxígeno.
    • Azul. Determina la zona de gasificación.
       
  • El color del humo también os ayuda a saber más sobre el funcionamiento de vuestra estufa o chimenea.
    • Blanco. Indica la existencia de vapor de agua. No es posible alcanzar temperaturas superiores a los 100 ºC hasta que no se elimina el agua.
    • Gris. Es el color de los gases, como, por ejemplo, el metano o el alquitrán, que son muy volátiles. La temperatura de autoignición es de más de 200 ºC, que es la necesaria para obtener la llama.
    • Amarillo. Hace referencia a la carbonización; es decir, el paso de la madera al carbón.
    • Azul. Indica el fin de la carbonización.

Para un buen funcionamiento de vuestra estufa o chimenea, utilizad leña seca que permite encender el fuego más rápido, produce más calor y menos humo; obtendréis un mejor rendimiento de vuestra chimenea o estufa.
 

 



Consejos para almacenar la leña correctamente

El buen funcionamiento de una chimenea de leña depende sobre todo de las características de la leña y de cómo la guardáis. Por ello, a continuación, os damos algunas recomendaciones que os serán de gran utilidad para que vuestra chimenea o estufa de leña tenga el mejor rendimiento.
 

  • Como sabéis, la leña seca es la más adecuada para conseguir que un fuego que caliente. Por ello, la podéis guardar dentro de casa o bajo cubierto, pero siempre debe estar ventilada.
  • Si la leña seca se ha mojado, no la entréis en casa. Dejadla en un lugar donde le de el sol y el viento y, en unas horas, se secará.
  • Si queréis almacenar la leña fuera de casa, cubridla por encima para que no se moje, pero nunca por los lados. Y si le puede dar el sol y el viento, mejor.
  • Si la leña es verde, se secará más rápidamente si la guardáis en un rincón que tenga mucha ventilación.

Con estos sencillos consejos, siempre tendréis leña seca para el buen funcionamiento de la chimenea o estufa.
 

 



La importancia de limpiar la chimenea

Las chimeneas y las estufas se deben limpiar correctamente para garantizar que la combustión sea la adecuada y el humo circule hacia arriba por la chimenea. Debéis tener en cuenta que una chimenea demasiado sucia es un peligro porque se puede encender; al fin y al cabo, el hollín es combustible.

El hollín produce un hedor muy desagradable. Por lo tanto, si notáis un olor extraño, id con cuidado y limpiad la chimenea con la ayuda de un deshollinador, o bien avisad a un profesional que se encargue de hacer la limpieza pertinente. Eso sí: para mantener la chimenea más limpia, quemad siempre leña seca. Evitad el papel de periódico y el cartón, y cocinar o verter grasas ahí. De esta manera, la chimenea se ensuciará menos y, si la combustión es buena, no utilizaréis tanta leña.

 



¿Qué se debe tener en cuenta antes de comprar una estufa o una chimenea?

La adquisición de una chimenea o de una estufa para vuestro hogar es una decisión para la que necesitaréis el asesoramiento de profesionales expertos en este ámbito. En Llars de foc Cortada, siempre estaremos encantados de ayudaros, pero para ajustarnos a vuestras necesidades y presupuesto, es importante que, al plantearos la opción de instalar una estufa o una chimenea, penséis en los siguientes aspectos:
 

  • La habitación donde se ubicará la chimenea o la estufa debe tener una buena ventilación. Por este motivo, nuestros productos cogen directamente el aire del exterior.
  • Es necesaria una buena evacuación del humo para el buen funcionamiento de la estufa o de la chimenea. Por este motivo, el tubo de humos debe cumplir los siguientes requisitos:
  • Debe ser tan recto como se pueda; como máximo, con dos codos de 45º.
  • Debe respetarse el diámetro aconsejado por el fabricante.
  • Debe tener un buen aislamiento para que no pierda temperatura.
  • Debe respetarse la normativa del código técnico de edificación.
  • Debe tener una altura mínima, de entre 4 y 5 metros, para garantizar que haya suficiente tiro. Ahora bien, esta altura vendrá determinada por el modelo de chimenea que se instale.
     

 


SOMOS EL FUEGO ‘ECO-FRIENDLY’
 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top